28/07/2007 Fuente: Razones para Creer

El cristianismo y El Código Da Vinci

Miguel Endara

I. Introducción

 

El Código Da Vinci, escrito por Dan Brown, ha causado una gran sensación en el mundo de las publicaciones.1 Se han vendido más de 40 millones de copias en 44 idiomas en todo el mundo y ha estado más de dos años en el codiciado New York Times Best-Seller's List.2 Además, Brown ha sido responsable de generar interés en muchos de los personajes, sitios e historias mencionados en el libro. Por ejemplo, ha generado interés en Leonardo Da Vinci, los textos gnósticos y la historia de la iglesia cristiana primitiva. También, el turismo a los sitios mencionados en el libro, como París y una iglesia del siglo XV, en Escocia, ha crecido sustancialmente desde la publicación de ECDV. Gracias a esta popularidad, Hollywood está produciendo una película basada en el libro, dirigida por Ron Howard y protagonizada por Tom Hanks. La película está programada para estrenarse en mayo de 2006.

 

Pero hay un problema. Este libro ha sido muy controversial. Aunque ECDV es sólo una novela, Brown dice que tiene un trasfondo verídico. Supuestamente, está basada en eventos y documentos reales de la historia que van contra el corazón de las enseñanzas de las iglesias cristianas: ortodoxa, católica y protestante.

 

Específicamente, en la sección inicial del libro, titulada "Los hechos", Brown proclama que:

 

Todas las descripciones de obras de arte, edificios, documentos y rituales secretos que aparecen en esta novela son veraces. (ECDV, 11)

 

En virtud de esta proclamación, voy a suponer que lo que dicen los personajes eruditos en ECDV es lo que cree Brown.3

 

El capítulo 55 de ECDV empieza con unas citas expresadas por un miembro de la Real Sociedad de Historiadores, Leigh Teabing, sobre el verdadero origen del cristianismo. Supuestamente estas citas vienen de Leonardo Da Vinci y tienen que ver con la manera que hemos sido engañados por el cristianismo: "Muchos han comerciado con ilusiones y falsos milagros, engañando a la estúpida multitud. . . La cegadora ignorancia nos confunde. ¡Oh, Miserables mortales, abrid los ojos!" (ECDV, 287).

 

Esta cita, en el contexto de lo que Brown va a decir sobre el cristianismo, deje en evidencia que está preparando un ataque grande. Miremos los detalles de este ataque en cuatro temas generales.

 

II. La "nueva Biblia" de Constantino y el canon del Nuevo Testamento

Según Brown, el emperador romano Constantino creó y comisionó una "nueva Biblia" que omitía referencias a los rasgos humanos de Jesús. Cuando creó esta "nueva Biblia", Constantino destruyó más de 80 evangelios, algunos de los cuales fueron hallados en la década de 1950 entre los Rollos del Mar Muerto y en 1945 en la colección gnóstica de Nag Hammadi, una ciudad de Egipto.

 

A. La Biblia según Constantino el Grande

En las propias palabras de Brown,

 

"Ya hemos llegado a la ironía básica del cristianismo. La Biblia, tal como la conocemos en nuestros días, fue supervisada por el emperador romano Constantino el Grande" (ECDV, 289).

 

Dos páginas después, Brown sigue explicando la relación entre la Biblia y Constantino.

 

Constantino encargó y financió la redacción de una nueva Biblia que omitiera los evangelios en los que se hablara de los rasgos <> de Cristo y que exagerara los que los acercaban a la divinidad. Y los evangelios anteriores fueron prohibidos y quemados (ECDV, 291).

 

Es verdad que Constantino ordenó y financió la realización de nuevas copias de la Biblia. En el año 332 d.C., comisionó cincuenta copias de la Biblia de alta calidad pagada por el gobierno romano. De acuerdo a Brown, estas copias tenían evangelios escogidos especialmente por el emperador. Pero, en contra de lo que Brown dice, estas cincuenta copias no eran de una "nueva Biblia" en el sentido que contenían libros nuevos, sino que contenían los mismos Evangelios que hoy forman parte del canon bíblico. Aun más, sabemos que cuando Constantino comisionó estas copias, aparte de los cuatro evangelios, no estaba todo el canon bíblico establecido. En otras palabras, los libros del canon bíblico, aparte de los cuatro evangelios, no estaban completos en el tiempo de Constantino. ¿Cómo se sabe esto? Los eruditos creen que todavía tenemos dos de estas cincuenta copias, y que estas dos copias fueron creadas alrededor del año 350 d.C.

 

El Códice Sinaítico fue descubierto a mediados del siglo XIX en un monasterio del monte Sión llamado Santa Catalina. El Códice Vaticano fue descubierto en una de las bodegas del Vaticano. Se cree que estuvo en el Vaticano desde su construcción por el Papa Nicolás V en 1448, porque apareció en la primera lista de libros, en 1475.

 

Los eruditos creen que algunos de los libros del canon de la Biblia son diferentes a los libros que fueron copiados como parte de la Biblia financiada por Constantino porque el canon bíblico todavía no estaba fijado. Por ejemplo, la Cartade Clemente y El Pastor de Hermas no son parte del canon bíblico, pero están incluidos en la Biblia de Constantino. Los eruditos también creen que Filemón y Apocalipsis, que forman parte del canon bíblico, no fueron incluidos en la Biblia de Constantino. Entonces, vemos que no es verdad que Constantino supervisó, en el sentido de crear, una "nueva Biblia." Al contrario, al principio del cuarto siglo la iglesia cristiana todavía no había terminado de reconocer todos los libros inspirados por Dios, según lo que los eruditos creen sobre los códices mencionados.

 

También, desde el segundo siglo tenemos evidencias de que los cuatro evangelios canónicos de la Biblia y ningún otro evangelio fueron reconocidos como divinamente inspirados, por lo cual fueron incluidos como parte del canon.

 

  • En el año 170 d.C. un cristiano de Asiria llamado Taciano escribió un libro, el Diatessaron, donde trató de armonizar los cuatro evangelios juntándoles en una sola narrativa de Jesús.
  • En el año 180 d.C. Ireneo de Lyon, en su libro, Contra Herejías, nombró a los cuatro evangelios argumentando que tenían que ser cuatro, ni más ni menos.
  • Una de las primeras listas de un canon del Nuevo Testamento se descubrió en lo que los eruditos llaman el Fragmento de Muratorio, fechado alrededor del año 200 d.C. Como este es solo un fragmento de una lista que está en malas condiciones, empieza explicando que Lucas es el tercer evangelio y que Juan es el cuarto. Los eruditos bíblicos creen que originalmente este fragmento nombraba a Mateo y Marcos como el primer y segundo evangelio, respectivamente.4

 

Entonces, vemos que los evangelios, tal como los conocemos, vienen de un tiempo antes de Constantino. Por esta razón se sabe que Constantino no tuvo que ver con la selección de los cuatro evangelios del canon.

 

B. Los rasgos humanos de Jesús

 

Además, Brown dice que la divinidad de Jesús fue inventada cuando Constantino escogió los evangelios de la "nueva Biblia" que tenemos hoy como parte del canon bíblico. Antes de este tiempo había otros evangelios que omitían la divinidad de Jesús y promovían su humanidad. Constantino creía que la doctrina de la divinidad de Jesús, según Brown, lo iba a ayudar a sostener su poder político porque iba a ayudar a unir al Imperio Romano. Pero, si examinamos la Biblia, no vemos esto. Los evangelios canónicos claramente hablan de los rasgos humanos de Jesús. Por ejemplo, vemos que Jesús,

 

  • se hizo carne (Juan 1:14),
  • nació (Mateo 1),
  • tenía hambre (Marcos 11:12),
  • comía (Mateo 26),
  • bebía (Mateo 26),
  • tenía sed (Juan 12:28),
  • se cansaba (Juan 4:6),
  • lloraba (Juan 11:35),
  • y murió (Marcos 15).

 

C. Muchos evangelios para escoger

 

Según Brown, entre los del canon, los gnósticos y otros había más de ochenta evangelios. De estos, Constantino escogió los cuatro evangelios canónicos y destruyó y quemó los anteriores, como Brown nos cuenta.

 

Para la elaboración del Nuevo Testamento se tuvieron en cuenta más de ochenta evangelios, pero solo unos pocos acabaron incluyéndose, entre los que estaban los de Mateo, Marcos, Lucas y Juan (ECDV, 288).

 

Es falso que había más de 80 evangelios y que Constantino destruyó los evangelios anteriores. Los eruditos solo conocen algo así como 40 evangelios como máximo, y 28 de estos sólo se conocen por nombre o por fragmentos pequeños.5 Además, aunque había libros que hoy aceptamos como canónicos que fueron discutidos desde el principio de la iglesia primitiva, solo los 4 evangelios canónicos fueron considerados como parte del canon.6

 

En tiempos modernos, teólogos liberales, como los del Seminario de Jesús, creen que El Evangelio de Tomás debe ser considerado como parte del canon. El Seminario de Jesús es un grupo de teólogos laicos y profesionales que cuestionan (sin base metodológica) si los dichos de Jesús en los evangelios canónicos fueron verdaderamente expresados por Él.7 Aparte de El Evangelio de Tomás, ningún erudito liberal o conservador ha sugerido que debería haber otros evangelios en el canon. Si había más de 80 evangelios, ¿cómo lo sabe Brown? ¿En qué biblioteca del mundo o colección privada de libros están estos libros o hay libros que hablan sobre estos? En este punto, Brown no tiene apoyo alguno para sostener lo que dice.

 

D. Los Rollos del Mar Muerto y los manuscritos de Nag Hammadi

 

Brown sigue contándonos sobre los evangelios de la Biblia.

 

Por suerte para los historiadores -prosiguió Teabing--, algunos de los evangelios que Constantino pretendió erradicar se salvaron. Los Manuscritos del Mar Muerto se encontraron en la década de 1950 en una cueva cercana a Qumrán, en el desierto de Judea. Y también están, claro está, los manuscritos coptos hallados en Nag Hammadi en 1945. Además de contar la verdadera historia del Grial, esos documentos hablan del ministerio de Cristo en términos muy humanos (ECDV, 291-292).

 

Los Rollos del Mar Muerto, descubiertos entre los años 1947 y 1950 en las cuevas de Qumrán son alrededor de 200. Entre estos 200 rollos están todos los libros hebreos canónicos, excepto Ester, y también se encuentran, entre estos rollos, libros apócrifos del Antiguo Testamento, además de documentos producidos por los esenios. Los esenios eran un grupo religioso judío que se separó del resto del pueblo judío porque creían que se había corrompido. Queriendo separarse de la contaminación espiritual, los esenios establecieron una comunidad en el desierto de Qumrán, en Judea. Los romanos destruyeron esta comunidad en el año 68 d.C. Al ser judíos, no estaban interesados en libros cristianos y no se verificó que se hubiera encontrado algún texto cristiano entre estos 200 rollos.8

 

La biblioteca de Nag Hammadi, es una colección de 13 libros de papiro con pasta de cuero que contenían más de 50 manuscritos que datan de la segunda parte del siglo cuarto después de Cristo. Fueron descubiertos en Egipto en 1945. Contrario a lo que dice Brown, estos textos nada dicen sobre el Santo Grial. Además, estos libros no son históricos en el sentido que relaten sucesos de la vida de Jesús y sus discípulos. Por ejemplo, no describen a Jesús como una persona que nació, comió, durmió, sufrió y murió, sino que presentan a Jesús como una figura que da enseñanzas esotéricas sobre una redención mística. Si examinamos estos evangelios gnósticos, vemos que la verdad es todo lo contrario de lo que dice Brown. Estos evangelios no hablan de los rasgos humanos de Jesús, como los evangelios canónicos, sino que hablan o presuponen la divinidad de Jesús.

 

III. El Concilio de Nicea y el Emperador Constantino

 

Según Brown, Jesús fue considerado y proclamado como Dios por primera vez por medio de un voto manipulado por el emperador romano Constantino en el concilio ecuménico de Nicea, en 325 d.C. Antes de este concilio, Jesús solo era considerado como un profeta mortal.

 

A. El Concilio de Nicea

 

Específicamente, lo siguiente es parte de lo que Brown dice sobre Constantino y el Concilio de Nicea:

 

Durante esa fusión de religiones, a Constantino le hacía falta fortalecer la nueva tradición cristiana, y ordenó la celebración del famoso concilio ecuménico de Nicea. . . Se debatió y se votó sobre muchos aspectos del cristianismo, la fecha de la Pascua, el papel de los obispos, la administración de los sacramentos y, por supuesto, la divinidad de Jesús. . . Hasta ese momento de la historia, Jesús era, para sus seguidores, un profeta mortal . . . un hombre grande y poderoso, pero un hombre, un ser mortal (ECDV, 290).

 

Antes de ver lo que los seguidores creían acerca de Jesús, examinaremos brevemente lo que trató el Concilio de Nicea. Este concilio fue el primer concilio ecuménico de la iglesia cristiana. Constantino lo convocó y asistieron 318 obispos del mundo cristiano que vivían por todo el Imperio Romano, con la finalidad de fomentar la unidad de la iglesia y eliminar una herejía. Esta era la herejía de un presbítero popular de Alejandría llamado Arrio. Arrio negaba la divinidad de Jesús, diciendo que era una criatura exaltada por Dios y de sustancia diferente a la de Dios, como afirman hoy los Testigos de Jehová. Aunque el concilio se reunió principalmente para tratar la divinidad de Jesús, como dice Brown, la fracción que se oponía a la doctrina de la divinidad de Jesús era muy pequeña. La mayoría de la iglesia reconocía que Jesús era Dios desde el comienzo de la cristiandad, como veremos un poco después.

 

En el concilio, Constantino se preocupó por las resoluciones dogmáticas y disciplinarias, pero nunca trató de tomar el lugar de los obispos. El concilio sostuvo la ortodoxia cristiana declarando que el Hijo es consustancial con el Padre. Es decir, Jesús comparte la misma sustancia del Padre. Esto es una manera de decir que Jesús es Dios. Con ayuda de esta palabra, que significa 'con la misma sustancia', podemos entender más profundamente la relación de Jesús con Dios: Jesucristo es el Hijo encarnado, de la misma sustancia del Padre, y es Dios mismo. No es una criatura, ni una especie de ser intermedio entre Dios y los seres creados, sino "Dios de Dios y Luz de Luz". Sólo si Jesús es verdadero Dios y, como se confirmo en otro concilio, verdadero hombre, nosotros podemos ser salvos.9

 

B. La creencia en la divinidad de Jesús antes del Concilio de Nicea

 

Antes del Concilio de Nicea, ¿creía la iglesia que Jesús era Dios? Según Brown, no. Pero uno puede descubrir fácilmente en el Nuevo Testamento que, al contrario, desde la formación misma del cristianismo, los apóstoles y discípulos de Jesús reconocían que era Dios.

 

Aquí hay algunas de las muchas referencias del Nuevo Testamento sobre la divinidad de Jesús. Es verdad que Brown, por lo menos en parte de su libro, reconoce que los Evangelios que forman parte del canon bíblico hablan de Cristo como Dios. Ahora bien, si reconoce esto en una parte de su libro, ¿por qué dice que Jesús no fue reconocido como Dios hasta el tiempo de Constantino? Sabemos, por medio de eruditos reconocidos, que el Nuevo Testamento fue escrito en el primer siglo después de Cristo.10 También sabemos que éste claramente atestigua acerca de la divinidad de Jesús.

 

  • Juan1:1, 14 - Juan identifica al Verbo como Dios y como Jesús: "En el principio era el Verbo, el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios" (v. 1). "Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros lleno de gracia y de verdad; y vimos su gloria, gloria como del Unigénito del Padre" (v. 14).
  • Éxodo 3:14 con Juan 8:58, 59 - Jesús se identifica como Dios con la frase "Yo Soy", y por eso los judíos creían que cometía blasfemia y tomaron piedras para apedrearlo: "Respondió Dios a Moisés: 'Yo soy el que soy'. Y añadió: 'Así dirás a los hijos de Israel: 'Yo soy' me envió a vosotros'"(Éxodo 3:14). "Jesús les dijo: de cierto de cierto os digo: Antes que Abraham fuera, yo soy. Tomaron entonces piedras para arrojárselas pero Jesús se escondió y salió del Templo; y atravesando por en medio de ellos, se fue" (Juan 8:58, 59).
  • Juan20:28 - En el clímax literario del Evangelio de Juan, el apóstol Tomás reconoce a Jesús como Dios: "entonces Tomás respondió y le dijo: 'Señor mío y Dios mío'".
  • Marcos 2:5 - Jesús hace algo que sólo puede hacer Dios, perdonar pecados: "Al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: 'Hijo, tus pecados te son perdonados'".
  • Colosenses 2:9 - El apóstol Pablo describe a Jesús como alguien que tiene la plenitud o totalidad de la divinidad: "Porque en Él habita corporalmente toda la plenitud de la divinidad".
  • Isaías44:6 con Apocalipsis 1:17 y 22:13 - En el pasaje de Isaías, Dios se identifica como el primero y el último, y en los dos otros pasajes de Apocalipsis, Jesús se identifica también como el primero y el último: "Así dice Jehová, Rey de Israel y su Redentor, Jehová de los ejércitos: Yo soy el primero y yo soy el último, y fuera de mí no hay Dios" (Isaías 44:6). "Cuando lo vi, caí a sus pies como muerto. Y Él puso su diestra sobre mí diciéndome: 'No temas. Yo soy el primero y el último, el que vive. Estuve muerto, pero vivo por los siglos de los siglos, amén. Y tengo la llaves de la muerte y el Hades'" (Apocalipsis 1:17, 18). "Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin, el primero y el último" (Apocalipsis 22:13).

 

La iglesia primitiva también reconoció que Jesús es Dios.

  • En el séptimo capítulo de su Carta a los efesios, escrita un poco antes de su muerte a principios del siglo segundo, Ignacio de Antioquía dijo: "También tenemos como un doctor al Señor Jesucristo, el único-generado hijo y Palabra, antes que el tiempo empiece, y quien después se hizo hombre, de María la Virgen".11
  • En el capítulo cuarenta y uno de Sobre el alma, escrito a fines del siglo segundo o a principios del siglo tercero, Tertuliano escribió: "Sólo Dios es sin pecado; y el único hombre sin pecado es Cristo, porque Cristo es Dios".12
  • En el primer capítulo de Exhortación a los paganos, escrito a fines del siglo segundo o a principios del siglo tercero, Clemente de Alejandría dice: "Esta Palabra, entonces, el Cristo, la causa de nuestro ser (porque él estaba en Dios) y la causa de nuestro bienestar, esta misma Palabra ha aparecido como hombre, sólo él siendo los dos, Dios y hombre, el autor de todas las bendiciones para nosotros; por el cual nosotros, siendo bien enseñados cómo vivir bien, somos enviados al camino de la vida eterna".

 

Aparte del testimonio del Nuevo Testamento y de la iglesia primitiva, podemos ver por medio de la literatura pagana que el mundo pagano reconocía que los cristianos creían que Jesús era Dios. En 113 d.C., el gobernador de Bitinia (la Turquía de hoy), Plinio el Joven, escribió al emperador romano Trajano para pedirle normas sobre cómo se debía tratar a los cristianos. Esto es parte de lo que dice la carta: "[los cristianos] afirmaban que toda su culpa y error consistía en reunirse en un día fijo antes del alba y cantar coros alternativos un himno a Cristo como a un dios . . . " (Carta 10, 96).13

 

Entonces podemos ver, al contrario de lo que dice Brown, que la iglesia primitiva, es decir la iglesia antes del Concilio de Nicea, indudablemente creía que Jesús era Dios.14

 

C. El interés del emperador Constantino en la cristiandad

Podemos preguntarnos por qué el emperador romano Constantino el Grande quiso no sólo alinearse con el cristianismo sino también promoverlo. Según Dan Brown, fue para sostener su poder político por medio de un "caballo ganador".

 

Tres siglos después de la crucifixión de Jesús, sus seguidores se habían multiplicado de manera exponencial. Los cristianos y los paganos habían empezado a guerrear, y el conflicto llegó a tal extremo que amenazaba con partir el imperio en dos. Constantino decidió que había que hacer algo. En el año 325 decidió unificar Roma bajo una sola religión: el cristianismo. . . Veía que el cristianismo estaba en expansión y, simplemente, apostó por un caballo ganador (ECDV, 288-289).

 

Aquí hay muchos errores históricos. En primer lugar, durante los años posteriores a la muerte y resurrección de Jesús y anteriores al Concilio de Nicea, la iglesia cristiana era un grupo pequeño de personas perseguidas. Aunque crecía continuamente, a principios del siglo cuarto sólo tres millones de los sesenta millones de habitantes del Imperio Romano eran cristianos. Eso quiere decir que sólo el cinco por ciento de la población del imperio era cristiana.15

 

En general, los ciudadanos del Imperio Romano no apreciaban a los cristianos porque los consideraban antisociales, inmorales, arrogantes y reservados. A la vez, los cristianos querían llevar una vida pura, sin contaminarse con la sociedad romana. En particular, los cristianos no participaban en los siguientes eventos:

 

  • La sociedad romana realizaba anualmente durante días feriados rituales que incluían la adoración y sacrificio a los dioses del estado y a las provincias particulares.
  • Durante el reinado de algunos emperadores había que rendirles culto como si fueran dioses.
  • Los ciudadanos romanos en todo el imperio se reunían en los anfiteatros construidos en todas las ciudades principales para ver a gladiadores luchar entre sí y con fieras. También iban a ver cómo las fieras despedazaban a los criminales.
    • eran ateos, porque no querían adorar a los dioses paganos,
    • practicaban el incesto, porque se llamaban "hermano" y "hermana", y se reunían en secreto a la noche,
    • practicaban el infanticidio y el canibalismo, porque comían al hijo sacrificado de su dios y bebían su sangre,
    • eran culpables de los desastres naturales que ocurrían por todo el imperio, porque no adoraban a los dioses que protegían al imperio, y estos dioses se desquitaban con estos desastres.
    •  

      Por estas razones, los cristianos fueron marginados y sufrieron, durante diferentes períodos, persecuciones generales promovidas por los emperadores romanos y persecuciones provinciales promovidas por oficiales de las ciudades o provincias.

       

      La más brutal de las persecuciones ocurrió con el emperador Diocleciano. En el año 303 d.C. el emperador pagano de la parte oriental del imperio romano, junto con su colega, el emperador de la parte occidental del imperio, Maximiliano, empezaron a perseguir a los cristianos. Dictaron leyes mediante las cuales les quitaron todos los derechos civiles, y destruyeron sus iglesias y sus libros sagrados. En 304 decretaron otra ley que exigía que todos los ciudadanos romanos debían hacer sacrificios a los dioses paganos bajo la penalidad de muerte o trabajo forzoso en la cárcel. En el año 305, Diocleciano renunció a su cargo y Galio, la persona que había instigado la persecución de Diocleciano, pasó a ser el emperador principal del imperio oriental de Roma. Éste continuó su persecución hasta que en el año 311, cuando estaba muriendo con terribles dolores porque su cuerpo se estaba descomponiendo y estaba siendo comido por gusanos, escribió su Edicto de Tolerancia Religiosa. El edicto decía que todo cristiano podía regresar a su fe y volver a reunirse. Además, Galio insistió que era obligación de todo cristiano orar por el bienestar del imperio romano. Al parecer, Galio relacionó su enfermedad con el juicio de Dios. En el año 313, el emperador del Imperio Occidental, Constantino, y el emperador del Imperio Oriental, Licinio, proclamaron el Edicto de Milán, gracias al cual el cristianismo pasó a ser aceptado igual que las otras religiones del Imperio Romano.

       

      Es cierto que algunos historiadores discuten si Constantino quiso usar el cristianismo para, sostener, unificar, y aumentar su poder político. Pero, aun cuando Constantino hubiera querido hacer esto, mucho de lo que dice Brown es falso.

       

      No es verdad, que había guerras entre los cristianos y paganos que iban a dividir el imperio en dos partes y que Constantino apostó a un "caballo ganador". Desde antes del tiempo de Constantino, el Imperio Romano ya estaba dividido en el imperio oriental y occidental. Los cristianos no eran numerosos, ni tenían poder en el imperio. Por el contrario, en los primeros años del siglo cuarto los cristianos eran grupos pequeñas que vivían escondidos por la persecución. Sólo eran el 5% de la población del Imperio Romano, y no eran de las clases políticamente ni socialmente importantes. Además, si Constantino quería contar con el favor de los cristianos, todo lo que tenía que hacer era ser tolerante con su religión, pero hizo mucho más. Cuando leemos lo que dice Brown, tenemos que preguntarnos: ¿Cómo, después de la más grande y brutal persecución de cristianos en los primeros trescientos años, podían los cristianos ser considerados como un "caballo ganador"?

       

      V. El cristianismo y el gnosticismo

       

      Según Brown, los fundamentos teológicos y muchas de las doctrinas de la iglesia cristiana vinieron del gnosticismo. Por razones políticas, Constantino suprimió las enseñanzas gnósticas. Los escritos de Nag Hammadi comprueban esta verdad.

       

      A. Las enseñanzas del gnosticismo

       

      Hablando de los textos gnósticos hallados en Nag Hammadi, Brown dice:

       

      Evidentemente, el Vaticano, fiel a su tradición oscurantista, intentó por todos los medios evitar la divulgación de esos textos. Y con razón. Porque con ellos se quedaban al descubierto maquinaciones y contradicciones y se confirmaba que la Biblia moderna había sido compilada y editada por hombres que tenían motivaciones políticas; proclamar la divinidad de un hombre, Jesucristo, y usar la influencia de Jesús para fortalecer su poder (ECDV, 292).

       

      Para responder mejor a estas ideas, primero tenemos que explicar qué era la secta gnóstica. El nombre de la secta viene de la palabra griega gnosis, que quiere decir 'conocimiento'. En el contexto del gnosticismo, "conocimiento" no tiene que ver con la razón, la experiencia personal o la percepción. En cambio, gnosis se refiere al conocimiento esotérico dado por revelación divina. Específicamente, tiene que ver con el reconocimiento de que tenemos una chispa divina en nuestro ser por el cual somos divinos, y, además, tenemos que hacer brillar esta divinidad.16

       

      Aunque hay variaciones entre las mitologías gnósticas, tienen muchos elementos básicos en común.17 Por ejemplo, en estas mitologías se explica que la chispa divina empieza con la existencia del dios inconocible e inefable. De la esencia o ser de este dios emanaron u originaron otros dioses, que a partir de ahí son auto-existentes. En algunos de estos mitos, el dios gnóstico, similarmente al dios de Aristóteles, pasa la eternidad pensando en sí mismo porque esto es todo lo que hay. Como el pensamiento mismo de este dios existe, se convierte en otro dios que emana del dios principal. De igual forma emanaron también la eternidad, la vida, la luz, la sabiduría (la diosa Sofía, de la cual habla ECDV) y otros dioses. Estos dioses menores se llaman eones y, junto con el dios inconocible, constituyen el ámbito de la plenitud divina, el pleroma. Los gnósticos asignan a los eones la feminidad o la masculinidad. Estos seres divinos consisten solo de espíritu, no tienen materia. La materia, de acuerdo a estas creencias, es mala y sólo lo que es espíritu es bueno.

       

      Los gnósticos cristianos creían que Jesús era un mensajero celestial, un eón, que fue enviado por el Padre, el dios inconocible, para dar a los escogidos una experiencia mística y el poder de escapar de las ataduras del mundo material. Por medio de este conocimiento, los elegidos pueden descubrir que, gracias a su chispa divina, poseen divinidad. Este descubrimiento causa un gran despertar que les ayuda a avanzar hacia su destino espiritual. En este punto podemos ver una importante similitud con la Nueva Era. La mayoría de las personas que creen en la Nueva Eracreen que tienen una chispa divina, y que su único pecado es la ignorancia de su divinidad. Mediante el mensaje gnóstico de Jesús, el espíritu del escogido puede escapar de las siete esferas que rodean al mundo material para incorporarse a la pleroma, junto con los eones.

       

      De acuerdo al libro cristiano gnóstico El libro secreto de Juan, también llamado El Apocalipsis de Juan, un eón femenino decidió generar a otro dios sin la ayuda de un eón masculino, con el cual pudiera realizar armonía o equilibrio. Al faltar la presencia masculina, el dios que fue engendrado fue imperfecto. Este dios se llama demiurgo, como el dios de los platónicos y neoplatónicos. Este también es el dios del Antiguo Testamento quien, por medio de un desastre cósmico, creó el mundo material y seres humanos que, por ser materiales, son seres inferiores, pero aun divinos.18

       

      B. ¿Por qué los escritos gnósticos no forman parte del canon del Nuevo Testamento?

      Según Brown, los escritos gnósticos eran aceptados por la iglesia primitiva pero no son parte del canon del Nuevo Testamento porque políticamente no le convino a Constantino incluirlos. ¿Es ésta la verdadera razón por la cual no tenemos El Evangelio de Tomás y otros evangelios gnósticos en nuestra Biblia? No. Eruditos del Nuevo Testamento explican que había un criterio de tres razones por las cuales la iglesia primitiva descubrió qué libros eran divinamente inspirados y debían incluirse entre las Sagradas Escrituras del canon.

       

    • Autoridad apostólica - el libro debería ser escrito por un apóstol o por un discípulo de los apóstoles.
    • Regla de fe - las enseñanzas del libro debían ser consistentes con lo que dice el Antiguo Testamento y con la tradición oral de Jesús y de sus discípulos.
    • Aceptación y uso universal o casi universal en las iglesias - el libro tenía que ser reconocido como inspirado por las iglesias primitivas, y por esta razón debía tener uso continuo y universal, o casi universal.
    •  

      Veamos si los libros gnósticos cumplen con este criterio:

    • Autoridad apostólica - los libros gnósticos no fueron escritos antes de la mitad del segundo siglo. Esto quiere decir que fueron escritos, por lo menos, cien años después de la muerte y resurrección de Jesús, cuando los apóstoles y sus discípulos estaban muertos. En este caso, es imposible tener autoridad apostólica.
    • Regla de fe - las enseñanzas gnósticas no eran consistentes con las enseñanzas del Antiguo Testamento ni con la tradición oral de enseñanzas de Jesús y sus discípulos.
    • Aceptación y uso universal o casi universal en las iglesias - no hay escritos ni ninguna evidencia de que los libros gnósticos fueran aceptados de una manera continua, universal o casi universal en las iglesias. Al contrario, estos libros fueron casi universalmente rechazados por la iglesias primitivas.19
      1. Dan Brown, El Código Da Vinci (ECDV), Barcelona: Ediciones Urano, 2003.
      2. "Michelle Orecklin, Time Magazine, "Dan Brown, The Novel That Ate the World," Apr. 18, 2005. http://www.danbrown.com/media/morenews/time041505.htm. La figura de 40 millones viene de Stephanie Simon, "'Da Vinci Code' Now a Tool to Win Christian Converts," Los Angeles Times, May 11, 2006."
      3. Además de esto, en una entrevista tenemos las mismas palabras de Dan Brown, donde insinúa que él cree que el trasfondo de su ECDV es histórico. National Geographic Channel, "Unlocking the Da Vinci Code: The True Story," 2004.
      4. F.F. Bruce, The New Testament Documents: Are They Reliable? 5th revised edition, Downers Grove, Illinois: InterVarsity press, 1991, pp. 22-24. Para más información sobre cómo se formó el canon bíblico, aparte de Bruce, leer Pablo Hoff, Teología Evangélica, Miami, Florida, Editorial Vida, 1999, "Capitulo 5: El Canon," pp. 87-105.
      5. Craig Blomberg, "The DaVinci Code (Part 1): Was There a Plan to Suppress "Secret" Gospels?" audio, The Mclaurin Institute, http://www.maclaurin.org/mp3s.php
      6. Leer Hoff, pp. 95-105 y Bruce, pp. 10-62.
      7. Si quiere leer una perspectiva sobre El Seminario de Jesús y sobre su metodología y su posición sobre El Evangelio de Tomas, ver Michael Wilkins y J. P. Moreland, eds., Jesús Bajo Sospecha, Barcelona, editorial Clie, 2003. Este libro también tiene información que refuta mucho de lo que dice Dan Brown sobre el canon bíblico.
      8. Carl E. Olson and Sandra Miesel, The Da Vinci Hoax, San Francisco: Ignatius Press, 2004, pp. 176-177.
      9. Para más información sobre el concilio de Nicea y Constantino, leer Justo González,Historia del Pensamiento Cristiano, tomo 1, (Miami: Editorial Caribe Inc., 1992), pp. 253-278. También leer Luis Heriberto Rivas, "La novela El Código Da Vinci y la fe católica," en ¿Verdad o ficción?, Editorial Distribuidora Lumen SRL, 2004, pp. 13-15.
      10. F.F. Bruce, pp. 10-20.
      11. Ignatius of Antioch, The Epistle of Ignatius to the Ephesians, 7, Christian Classics Ethereal Library, http://www.ccel.org/fathers2/ANF-01/anf01-16.htm#P1192_220613.

      12. Tertullian, A Treatise on the Soul, 41, Christian Classics Ethereal Library, http://www.ccel.org/fathers2/ANF-03/anf03-22.htm#P2960_1045036
      13. Ver Paul Marshall, "Pliny on the Christians," Medieval Sourcebook, 1996, http://www.fordham.edu/HALSALL/source/pliny1.html.
      14. Para obtener más información sobre este tema, leer Don Closson, La deidad de Cristo, Ministerios Probe, http://www.ministeriosprobe.org/docs/deidad.html
      15. Bart Erhman, From Jesus to Constantine, part 1 of course guidebook, The Teaching Company, 2004, p. 41.
      16. Para obtener mas información sobre el gnosticismo, leer Ronald H. Nash, The Gospel and the Greeks, second edition, Phillipsburg, New Jersey: P&R Publishing, 2003. En español, leer los capítulos relacionados con el gnosticismo en ¿Verdad o ficción?
      17. Las mitologías variaban porque diferentes grupos gnósticos tenían diferentes mitologías. Esta variación se explica por las tendencias eclécticas con las cuales agregaban diferentes doctrinas de diferentes religiones y filosofías. Pero estas mitologías se parecían en muchos detalles. En el caso de los gnósticos cristianos, por ejemplo, la mitología era muy similar a las otras mitologías, excepto que se agregaban creencias cristianas.
      18. Peter Kirby, "Apocryphon of John," Early Christian Writings, 2006. .
      19. Ver Hoff, 101-102.
      20. Peter Kirby, "Gospel of Philip," Early Christian Writings, 2006, http://www.earlychristianwritings.com/gospelphilip.html
      21. Francisco García Bazaá, "Jesús, las mujeres y los vínculos familiares en los textos agnósticos" en Verdad o ficción, tiene una buena sección donde explica con detalle estos y otros puntos sobre El Evangelio de Felipe, 91-95.
      22. García Bazán, 93-95.
      23. Francisco García Bazán, "Jesús, las mujeres y los vínculos familiares en los textos gnósticos" en Verdad o ficción, pp. 95-100.
      24. Bloomberg.
      • Constantino el Grande creo una Biblia nueva,
      • Jesús no fue considerado como Dios hasta que Constantino manipuló el Concilio de Nicea,
      • Los libros gnósticos descubiertos en el siglo XX fueron los libros originales de del canon bíblico hasta que Constantino quemó y prohibió, y
      • Jesús y María Magdalena estuvieron casados, tal como lo afirman los libros gnósticos.
    •  

      VI. Jesús y María Magdalena

       

      Según Brown, Jesús y María Magdalena se casaron, como nos dice El Evangelio de Felipe y El Evangelio de María. Además, las tradiciones judías del tiempo prohibían que un hombre no fuera casado.

       

      A. Jesús y María Magdalena en El Evangelio de Felipe

      Brown afirma que Jesús y María Magdalena se casaron y nos da dos citas de evangelios para verificar su proclamación. Miremos estas citas, la interpretación de Brown, y nuestra respuesta. Empecemos con la cita de Brown de un pasaje de El Evangelio de Felipe:

       

       

      Y la compañera del salvador es María Magdalena. Cristo la amaba más que a todos sus discípulos y solía besarla en la boca. El resto de discípulos se mostraban ofendidos por ellos y le expresaban su desaprobación. Le decían: ¿Por qué la amas más que a todos nosotros? (ECDV, 306).

       

      Interpretación de Brown:

      Como lo diría cualquier estudioso del arameo, la palabra <>, en esa época, significaba literalmente <> (ECDV, 306).

       

      Nuestra respuesta:

       

       

      La única copia de El Evangelio de Felipe que tenemos data de la segunda parte del cuarto siglo después de Cristo. Esta fue hallada como parte de la colección de libros gnósticos de Nag Hammadi, Egipto, y esta escrita en el idioma egipcio llamado copto. Los eruditos creen que originalmente fue escrita en griego, en algún tiempo entre los años 180-250 d.C.20 En contra de lo que dice Brown, no se ha descubierto ninguna copia en arameo, y ni siquiera se sabe que exista en arameo. Así que lo que significa el término "compañera" en arameo es irrelevante. En cualquier caso, en cóptico y arameo (el lenguaje de Jesús) no quiere decir 'esposa', pero en ciertos contextos griegos sí puede significar 'esposa'.21 El problema es que estos contextos están ausentes en El Evangelio de Felipe. Con una simple leída de este evangelio, podemos ver que Jesús dio a María Magdalena una revelación secreta y gnóstica. Pero no la escogió a María Magdalena porque fuera su esposa, sino porque ella tenía más capacidad espiritual para capturar la revelación gnóstica. Entonces, en contra de lo que dice Brown, nada en el contexto de El Evangelio de Felipe sugiere que María Magdalena fuera la esposa de Jesús.

       

       

      Pero, ¿por qué Jesús solía besar a María Magdalena en la boca si no era su esposa? El siguiente es el mismo párrafo que nos da Brown indicando las palabras añadidas por los eruditos entre corchetes ya que el manuscrito que contiene este pasaje esta en malas condiciones y no se puede leer bien o no existen ciertas palabras o frases.

       

       

      Y la compañera del [salvador es] María Magdalena. [Cristo] la amaba más que a todos sus discípulos y solía besarla en [la boca.] El resto de discípulos [se mostraban ofendidos por ellos y le expresaban su desaprobación.] Le decían: ¿Por qué la amas más que a todos nosotros?

       

      Podemos preguntarnos, ¿por qué los eruditos decidieron añadir las palabras "la boca" después de "solía besarla en" y no otras palabras como "la frente" o "la mano" o "la mejilla"? De acuerdo al erudito del gnosticismo Francisco García Bazán, para los gnósticos dar besos en la boca tenía un significado especial, de acuerdo a libros gnósticos como El Evangelio de la verdad I, 3 y el Tratado Tripartitito I, 5.22 En estos textos vemos una metáfora. Así como los hombres reciben alimento por la boca para nutrirse físicamente, también, por medio del beso en la boca, los hombres se nutren espiritualmente. Los eones se unen al padre (dios) en una proliferación generativa espiritual en el ámbito del pleroma por medio de besos en la boca. Entonces, por medio de besos en la boca, se puede suponer que el ser divino, Jesús, alista espiritualmente a María Magdalena para que ella también pueda unirse eventualmente al Padre en el pleroma.

       

       

      Además, el texto gnóstico compara el amor que Jesús tenía por María Magdalena en términos cuantitativos: "la amaba más que a todos sus discípulos". Esto quiere decir que los gnósticos se estaban refiriendo a un amor fraternal y no erótico, como hubiera podido ser si hubiera una comparación cualitativa.

       

      En todo caso, El Evangelio de Felipe fue escrito entre cien y doscientos años después de la muerte de su supuesto autor. Por esta razón, y porque el contenido no coincidía con las enseñanzas de la iglesia, incluso las enseñanzas de los evangelios canónicos, no se usaba este evangelio en las lecturas eclesiásticas primitivas y fue rechazado como parte del canon.

       

       

      B. Jesús y María Magdalena en El Evangelio de María

      Pero, como he mencionado previamente, Brown nos da un pasaje de un segundo evangelio, El Evangelio de María, que supuestamente da evidencia de que Jesús se casó con María Magdalena. Aquí tenemos la cita de Brown de una porción de este evangelio:

       

      Y Pedro dijo: <<¿Ha hablado el Salvador con una mujer sin nuestro conocimiento? ¿Debemos darnos todos la vuelta y escucharla? ¿La prefiere a nosotros?>> Y Leví respondió: <>" (ECDV, 307-308).

       

      Brown da la siguiente interpretación a este pasaje:

      ¿Por qué Jesús le prefería? Porque Jesús, sabiendo que pronto iba a morir, puso la iglesia en manos de María Magdalena. Pedro, siendo machista, expresó su descontento porque estaba atrás de una mujer (ECDV, 308).

      ¿Qué tiene que ver este pasaje con el matrimonio? Nada. Este pasaje es un ejemplo de uno de los temas feministas comunes de los gnósticos. En el evangelio gnóstico de María, escrito entre los años 120 y 180 d.C., María Magdalena aparece como una discípula escogida por Jesús por ser mujer para promover enseñanzas esotéricas. Los otros discípulos estaban tristes por la muerte de Jesús cuando María se pone de pie y empieza a animarlos, recordándoles que la presencia de Jesús sigue con ellos. Pedro le pide que les diga las palabras de Jesús que ella se acuerda. En vez de recordar una conversación anterior que ella tuvo con Jesús, de una forma típica empleada por los gnósticos, que ponían mucho valor en las enseñanzas místicas, ella les cuenta acerca de una visión de Jesús que tuvo ese mismo día.>23 Esto no tiene nada que ver con el matrimonio. También, como hemos visto en el caso del pasaje de El Evangelio de Felipe, Jesús supuestamente amaba más a María Magdalena que a los discípulos. En el contexto, de una forma cuantitativa y fraternal, y no de una forma cualitativa y erótica.

      C. El matrimonio en la antigua tradición hebrea

      El último tema que abarcamos es la declaración de Brown sobre el matrimonio judío en el tiempo de Jesús.

       

      Según la tradición hebrea, el celibato era censurable y era responsabilidad del padre buscarle una esposa adecuada a sus hijos. Si Jesús no hubiera estado casado, al menos alguno de los evangelios lo habría mencionado o habría ofrecido alguna explicación a aquella soltería excepcional (ECDV, 305).

       

      Es verdad que en la cultura judía del primer siglo se esperaba que los hombres se casaran y establecieran familias, pero esta expectativa no era absoluta. Había grupos judíos donde se admiraba y se recomendaba el celibato. Por ejemplo, los esenios de Qumrán eran un grupo judío que recomendaba el celibato. También se cree que había por lo menos otro grupo pequeño de judíos en Egipto que promovían el celibato, los terapeutas.24

       

       

      Brown, por medio de su protagonista, Robert Langdon, dice que si Jesús fue soltero, esto fue excepcional y tendría que haber alguna explicación en los evangelios. Sí hay explicación sobre el celibato en los evangelios. En Mateo 19:12 Jesús habla sobre los eunucos, explicando que algunos son eunucos por causa del reino de cielos. Podemos entender que Jesús estaba en este grupo. Finalmente, en 1 Corintios 9:5 el apóstol Pablo pregunta: "¿No tenemos derecho a llevar con nosotros una hermana por esposa, como hacen también los otros apóstoles, los hermanos del Señor y Cefas?". Podemos preguntarnos por qué Pablo no mencionó a la esposa del Señor aquí. Si hubiera estado casado Jesús, Pablo lo hubiera mencionado, y su argumento sobre los derechos de los apóstoles hubiera sido aún mejor.

       

       

      VII. Conclusión

      Hemos visto cuatro cuestionamientos que hace Dan Brown en su libro El Código Da Vinci del cristianismo:

       

       

      En cada uno de estos temas, hemos visto que hay verdades a medias. Parte de lo que dice Brown es verdad, pero otra parte no. En su libro, Brown parece sentir que tiene la libertad para cambiar realidades históricas sobre el cristianismo para promover la religión de la "sagrada feminidad". En contra de lo que dice Brown, podemos estar seguros de que la cristiandad proviene de los hechos históricos de Cristo, quien es Dios, y no de las manipulaciones de Constantino el Grande. Específicamente, los cuatro evangelios canónicos son los que la iglesia primitiva reconoció desde su inicio como parte de la revelación y Palabra de Dios para la redención de la humanidad.

       

      Notes

      ---------------

      Bibliografía parcial de libros recomendados en español

       

      Amy Welborn, Descodificando a DA VINCI, http://www.triplov.com/espirito/da_vinci/

      Autora católica - el libro es bueno, pero no muy profundo. Este libro está traducido del inglés.

      Múltiples autores, ¿Verdad o ficción?Grupo Editorial Lumen, 2004.

      Autores católicos - Cada autor escribe un capítulo del libro. Este libro es mucho más profundo que el de Welborn y está escrito originalmente en español.

      Darrell L. Bock, Descubra los misterios del Código Da Vinci, Caribe Betania, 2004
      Autor protestante - El libro es un poco más profundo que el de Welborn y está traducido del inglés.

      Justo González, Historia del Pensamiento Cristiano, Tomo I, Miami: Editorial Caribe Inc., 1992

      Autor evangélico protestante. Aunque este libro no está escrito contra El Codigo Da Vinci, es un libro que contestará todas las inquietudes sobre el cristianismo y la historia de una manera profunda. Escrito originalmente en español.

      Artículos en Internet

       

      Razones para Creer - http://www.razones.org/ (Recursos - Otros - Artículos)

      Esta es la rama latinoamericana del ministerio evangélico protestante llamado Reasons To Believe.

      El Código Da Vinci a la luz de la formación del Canon Bíblico
      ¿Cómo se formó el Nuevo Testamento? Un relato riguroso de este tema apasionante.

      El Código Da Vinci: un producto de nuestro tiempo
      Dos características que definen esta obra y que explican gran parte de su éxito.

      La formación del canon del Nuevo Testamento

      ¿Cómo fue el proceso de reconocimiento de los 27 libros que terminaron formando nuestro Nuevo Testamento?

      Opus Dei - "Criticas a 'El Código da Vinci' en periódicos de prestigio" http://www.opusdei.es/art.php?w=16&p=6606

      Citas cortas reproducidas por la esta organización católica.

  •  

    Como los cristianos no podían estar de acuerdo con estos eventos, naturalmente crecieron los rumores sobre ellos. Según estos rumores, los cristianos



  Ver todos los artículos

Condiciones de uso del material.
- © 2007 Razones para Creer, Buenos Aires, Argentina diseño: estudio krill