28/07/2007 Fuente: Reasons To Believe

Encontrándole una esposa a Caín

Hugh Ross

La pregunta acerca de las posibles candidatas para casarse con Caín ocupa uno de los primeros puestos en la lista de las preguntas que nos hacen con más frecuencia en nuestras actividades de difusión. Surge del aparente problema de que la primera pareja tuvo sólo tres hijos: Caín, Abel y Set. Caín, el primogénito, luego de asesinar a Abel fue desterrado a un país al este llamado Nod. ¿Si todos descendemos de Adán y Eva, dónde podría haber encontrado una esposa Caín?

 

El problema en realidad es aún más serio. Según Génesis 4, Caín no sólo encontró una esposa, sino que para cuando nació su hijo Enoc encontró suficiente gente como para ayudarlo a construir y poblar una ciudad. Más aún, Adán y Eva no tuvieron a Set hasta después que Caín hubiera matado a Abel y fuera desterrado a Nod.

 

Cómo resolver el problema de la población

 

El primer paso para solucionar este problema es reconocer que Adán y Eva tuvieron muchos más hijos aparte de Caín, Abel y Set. Génesis 5:4 dice: “Y fueron los días de Adán después que engendró a Set, ochocientos años, y engendró hijos e hijas”. De hecho, la genealogía de Génesis 5 registra que cada descendiente de Adán hasta Lamec “engendró hijos e hijas”. Estos otros hijos e hijas les nacieron aun a hombres que tenían más de 187 años.

 

Teniendo en cuenta las longitudes de vida extensas que registra Génesis 5 y suponiendo que las parejas mantenían su capacidad reproductora durante la mitad de sus vidas aproximadamente, existía la posibilidad de una verdadera explosión de la población. De hecho, la población mundial podría haber alcanzado varios miles de millones para cuando murió Adán, a la edad de 930 años (ver tabla). 

 

Tabla: Crecimiento esperado de la población durante la vida de Adán

 

Según Génesis 5, las longitudes de vida desde Adán a Noé promediaban los 912 años. Cada uno de los patriarcas mencionados tuvo “otros hijos e hijas”, aparte de los que se registran por nombre. Los cálculos de la tabla están basados en:

 

·        duración de vida = 900 años

·        el primer hijo llega a los 50 años, y

·        años de tener hijos = 500

·        un hijo cada 5 años durante los años en que se tienen hijos

 

Año

Parejas reproductoras

Hijos nacidos

Población total

0

1

0

2

50

1

0

2

100

1

10

12

150

6

30

42

200

21

100

142

250

71

352

494

300

247

1.210

1.704

350

852

4.180

5.884

400

2.942

14.450

20.334

450

10.167

49.892

70.226

500

35.113

172.358

242.584

550

121.292

595.378

837.962

600

418.980

2.056.530

2.894.492

650

1.447.245

7.103.862

9.998.364

700

4.999.176

24.538.536

34.536.930

750

17.268.444

84.762.338

119.299.368

800

59.649.613

292.790.780

412.090.500

850

206.045.003

1.011.374.120

1.423.465.830

900

711.732.063

3.493.544.650

4.917.014.660

 

Según estas simples matemáticas, si Caín esperó para casarse hasta que tuviera unos 200 años de edad, probablemente tuvo muchas mujeres de donde escoger, siempre que algunas hubieran migrado hacia el este, hacia Nod, con otros miembros de la familia. Si esperó otros 200 años para construir una ciudad, podría haber tenido por lo menos varios miles de personas para ayudarlo, de nuevo suponiendo que hubiera habido alguna migración. No es del todo imposible que Caín tuviera hermanas y sobrinas de donde escoger una esposa aun antes de su destierro y el nacimiento de Set. El texto no lo dice.

 

La evidencia arqueológica indica que el crecimiento de la población no tuvo un carácter explosivo en la era anterior al Diluvio. ¿Qué ocurrió? Mi opinión es que el pecado de Caín terminó por descontrolarse. El asesinato bien pudo haberse convertido en la principal causa de muerte. Este escenario explicaría las palabras sumamente fuertes que dirigió Dios a Noé en Génesis 9:6, ordenándole a los descendientes de Noé que utilicen cualquier medio necesario –aun llegando hasta la pena de muerte– para poner freno al pecado de asesinato.

 

La parte final del cuarto capítulo de Génesis sugiere, sin embargo, que este pecado requirió varias generaciones para alcanzar proporciones catastróficas. En consecuencia, las cifras que se sugieren más arriba para las candidatas a casarse con Caín y sus conciudadanos probablemente no hayan visto afectadas significativamente.

 

Resolviendo el problema del “incesto”

 

Dado que todos somos descendientes de Adán y Eva, ya sea Caín o uno de sus hermanos tiene que haberse casado con una hermana. Esto parecería violar los mandamientos registrados en el libro de Levítico que prohíben el casamiento entre hermanos. Las leyes levíticas, sin embargo, deben ser consideradas en su contexto histórico adecuado.

 

Si bien el libro de Génesis condena las relaciones sexuales entre hijos y sus padres, en ningún lado prohíbe a un hombre casarse con su hermana o sobrina. Abraham, por ejemplo, se casó con su  media hermana sin ningún problema. Recién en el tiempo de Moisés se establecieron leyes que prohibían a un hombre casarse con su hermana o con su sobrina. El momento en que aparece este mandamiento tiene perfecto sentido biológicamente, ya que los defectos genéticos que resultan del matrimonio intrafamiliar no comienzan a aparecer hasta después de varias docenas de generaciones.

 

El misterio de la marca de Caín

 

Génesis 4 nos dice que Dios consideró necesario poner una marca sobre Caín como una advertencia a otros humanos para que no tomaran represalias con él. La necesidad de esta marca indica que la población de la raza humana había alcanzado (o iba a alcanzar) tal nivel que podía ser un problema confundir a Caín con otra persona.

 

El texto no dice nada acerca de qué tipo de marca recibió Caín ni que ésta hubiera pasado a su descendencia. No encuentro ninguna base para creer que alguna de las razas humanas lleva la marca de Caín.

 

Una advertencia para los “últimos días”

 

En varios lugares en la Biblia se habla de la horrible maldad que alcanzará a la humanidad nuevamente en los “últimos días”. Un indicador de que estos últimos días pueden estar acercándose es el hecho de que, por primera vez desde el Diluvio, el asesinato se ha vuelto la principal causa de muerte para la raza humana. En caso de que tenga dudas acerca de mis estadísticas, éstas incluyen el asesinato de seres humanos antes de su nacimiento. De acuerdo con datos publicados ampliamente sobre el aborto, un individuo de cada tres experimenta la muerte por asesinato en los Estados Unidos, lo cual excede a las víctimas tanto de enfermedades cardíacas como del cáncer. Las cifras para el resto del mundo suelen ser peores. En el caso de Europa Oriental, la Unión Soviética [hoy Comunidad de Estados Independientes] y la República Popular China, las figuras son mucho peores.

 

Asombrosamente, Dios refrena su juicio sobre tanta maldad descontrolada y falta de arrepentimiento generalizada, aun entre creyentes. Él espera pacientemente por aquellos que todavía quieren acogerse a su misericordia y su gracia. Que aquellos que somos suyos mostremos el camino hasta que Él venga.

 

Traducción: Alejandro Field

Artículo original: Finding a Wife for Cain



  Ver todos los artículos

Condiciones de uso del material.
- © 2007 Razones para Creer, Buenos Aires, Argentina diseño: estudio krill