06/05/2008 Fuente: Reasons To Believe

Martes 6 de mayo de 2008

'Tres en uno' en el Antiguo Testamento

Ken Samples

¿Existe evidencia de la trinidad en el Antiguo Testamento? La verdad acerca de la naturaleza y la persona de Dios ha sido revelada progresivamente en la Biblia. Por lo tanto, si bien el Antiguo Testamento está claramente limitado en lo que podría considerarse apoyo directo a favor de la doctrina de la trinidad, las escrituras hebreas no obstante dejan margen para la idea de una pluralidad de personas dentro de la naturaleza única de Dios. Esta idea de pluralidad se evidencia en al menos tres formas en el Antiguo Testamento.


Primero, mientras las escrituras hebreas presentan fuertemente la verdad del monoteísmo (Deuteronomio 6:4, Isaías 43:10), es curioso y probatorio que el sustantivo hebreo para Dios (‘elohim) se encuentra generalmente en plural.


Segundo, en un puñado de pasajes del Antiguo Testamento se usan pronombres y verbos plurales al hablar de Dios. Tres veces en el libro de Génesis Dios habla de sí mismo en plural. Génesis 1 relata que justo cuando Dios estaba por crear al hombre dijo: “Hagamos al ser humano a nuestra imagen y semejanza” (Génesis 1:26). El texto que sigue define “nuestra imagen” como “la imagen de Dios”. De forma similar, luego de la caída de Adán y Eva en el pecado, en Génesis 3, Dios dijo: “El ser humano ha llegado a ser como uno de nosotros, pues tiene conocimiento del bien y del mal”. Y luego de construir la torre de Babel, Dios dijo: “Será mejor que bajemos a confundir su idioma” (Génesis 11:7). Es altamente improbable que estas misteriosas referencias divinas plurales puedan explicarse como meros “plurales de majestad”. Tampoco es razonable concluir que Dios estaba hablando a los ángeles, porque los comentarios se aplican, en el contexto, a la persona o personas de Dios (Génesis 1:26).


Tercero, en anticipación del Nuevo Testamento, las referencias a “Señor”, “Palabra” y “Espíritu” (o, en hebreo, aliento divino) se mencionan en el Antiguo Testamento dentro del contexto de las actividades únicas de Dios. Por ejemplo, Salmos 33:6 dice: “Por la palabra del Señor fueron creados los cielos, y por el soplo de su boca, las estrellas” (énfasis agregados).


Si bien estos pasajes del Antiguo Testamento y otros que sugieren una pluralidad divina ciertamente no demuestran la trinidad, son consistentes con la modificación de los apóstoles de la comprensión tradicional del monoteísmo judío. El único Dios verdadero se revela a sí mismo en tres personas distintas: Padre, Hijo y Espíritu Santo.


Para conocer más acerca de la doctrina cristiana de la trinidad, ver “How Can God Be Three and One?”, en mi libro Without a Doubt: Answering the 20 Toughest Faith Questions.


Traducción: Alejandro Field
Artículo original: Three-in-Oneness in the Old Testament

 



  Ver todos los artículos

Condiciones de uso del material.
- © 2007 Razones para Creer, Buenos Aires, Argentina diseño: estudio krill