16/04/2008 Fuente: Reasons To Believe

Miércoles 16 de abril de 2008

Creyentes e incrédulos (3)

Ken Samples

En las partes 1 y 2 de esta serie analicé cómo los creyentes (teístas bíblicos) y los incrédulos (ateos o no teístas escépticos) intentan explicar tanto la creencia como la incredulidad en Dios desde sus puntos de visita distintivos. En este tercer y último artículo ofreceré algunas sugerencias que pueden usar tanto los creyentes como los incrédulos para probar y evaluar sus creencias acerca de lo que podría ser la pregunta última de la vida: ¿Existe Dios? Esta podría ser la pregunta más crítica en la cosmovisión integral de una persona.


1. Los creyentes y los incrédulos pueden crecer en la reflexión filosófica si analizan si sus creencias acerca de Dios están basadas en consideraciones racionales, no racionales y/o irracionales (o aun una combinación de éstos). Las consideraciones racionales involucran cosas como argumentos, hechos, evidencia, razones, explicaciones, inferencias, etc. Las consideraciones no racionales incluyen cosas como intuición, sentimientos, necesidades, preferencias, temores, deseos, etc. En tanto que las consideraciones irracionales surgen cuando una persona forma una creencia que viola las necesarias e irrefutables leyes de la lógica o los principios aceptados del razonamiento. Por supuesto, se le debe dar prioridad a los factores racionales. Pero los factores no racionales pueden ser bastante compatibles con lo uno determina inicialmente como racional.


2. Tanto los creyentes como los incrédulos pueden verificar sus creencias acerca de la existencia de Dios si reflexionan sobre lo que se denomina la prueba del poder y alcance explicativos. Esta importante prueba de las cosmovisiones pregunta si la visión teísta (bíblica) o la visión atea (naturalista) pueden explicar mejor los hechos de la realidad (“poder”). Y esta prueba también intenta medir el rango de explicaciones ofrecidas por los puntos de vista respectivos (“alcance”). Un sistema de creencia viable explicará la realidad con suficiente detalle y podrá dar cuenta de un amplio rango de las importantes realidades y fenómenos de la vida.


3. Ambas perspectivas pueden usar también las pruebas de cosmovisiones pragmática y existencial. La prueba pragmática analiza la practicabilidad y operabilidad (resultados útiles para la humanidad) de un sistema de creencia. La prueba existencial analiza si un sistema de creencia específico es realmente vivible (brinda significado y propósito en la vida). Un sistema de creencia viable deberá ser operable externamente y vivible internamente.


Hay otras formas de verificar las creencias importantes de una persona, pero estos tres exámenes pueden ayudar a creyentes e incrédulos en Dios a examinar críticamente sus perspectivas. Para más acerca de la cuestión de la existencia de Dios, ver mis dos libros, A World of Difference: Putting Christian Truth Claims to the Worldview Test (Baker, 2007) y Without a Doubt: Answering the 20 Toughest Faith Questions (Baker, 2004). 


Traducción: Alejandro Field
Artículo original: Believers and Unbelievers, Part 3 (of 3)

 



  Ver todos los artículos

Condiciones de uso del material.
- © 2007 Razones para Creer, Buenos Aires, Argentina diseño: estudio krill