27/02/2008 Fuente: Reasons To Believe

Miércoles 27 de febrero de 2008

El genoma de la zarigüeya deja muerto en el camino el mejor argumento a favor de la evolución

Fazale Rana

El primer genoma de un marsupial indica que el ADN chatarra tiene una función


En el número del 10 de mayo de Nature un equipo internacional de científicos dio a conocer un borrador de alta calidad del genoma de la zarigüeya gris de cola corta.


Los investigadores eligieron centrarse en esta criatura porque se la usa frecuentemente como un sustituto en el laboratorio para estudiar enfermedades humanas. Los científicos están interesados también en este mamífero porque es un marsupial. Esto convierte a la zarigüeya gris de cola corta en un importante punto de referencia para ayudar a entender la estructura y la función del genoma humano. (Los humanos son mamíferos placentarios.) Como ejemplo, las comparaciones del genoma humano con los genomas de los vertebrados han llevado al descubrimiento de varios genes y secuencias reguladoras nuevas.


El genoma de la zarigüeya contiene unos 20.000 genes. Asombrosamente, esta es la misma cantidad de genes que se encuentra en el genoma humano y en los genomas de otros mamíferos placentarios. Resulta que casi todos los genes en los genomas placentarios y marsupiales son iguales.


Lo interesante es que la principal diferencia entre los genomas de estos dos grupos de mamíferos reside en regiones del genoma que no codifican proteínas. Sólo algo más de 20% de las secuencias no codificantes son exclusivas de los mamíferos placentarios. Esto significa que el ADN no codificante alberga la información genética responsable de las diferencias entre los mamíferos marsupiales y placentarios. Supuestamente, estas secuencias de ADN no codificantes regulan la expresión génica.


Los biólogos evolucionistas has considerado tradicionalmente que el ADN no codificante era chatarra, el producto de sucesos bioquímicos aleatorios. Por lo tanto, consideran que la existencia del ADN chatarra como una de las piezas más poderosas de evidencia a favor de la evolución biológica. Según este punto de vista, el ADN chatarra se origina cuando procesos bioquímicos no dirigidos y sucesos químicos y físicos aleatorios transforman un segmento de ADN funcional en un artefacto molecular inútil. Las piezas chatarra del ADN permanecen en el genoma de un organismo exclusivamente por estar adheridos al ADN funcional. De esta forma, el ADN chatarra persiste de generación en generación. Los escépticos se preguntan: ¿por qué un Creador habría de introducir adrede ADN chatarra no funcional en los genomas de los organismos?


El análisis comparativo del genoma de la zarigüeya indica, sin embargo, como lo hacen otros estudios, que el ADN chatarra tiene una función, dejando el mejor argumento de la evolución aplastado en la carretera.


Para una discusión más detallada de cómo el ADN chatarra encaja en el modelo de creación de Reasons To Believe, ver Who was Adam?


Traducción: Alejandro Field
Artículo original: Opossum Genome Leaves Evolution’s Best Argument Dead in the Road



  Ver todos los artículos

Condiciones de uso del material.
- © 2007 Razones para Creer, Buenos Aires, Argentina diseño: estudio krill