12/02/2008 Fuente: Reasons To Believe

Martes 12 de febrero de 2008

La evolución pierde su dirección

Fazale Rana

La evidencia de los fósiles revela que el cambio evolucionista rara vez es direccional.

 

Como padre, una de mis mayores preocupaciones es que mis hijos tengan una dirección para sus vidas. No quiero que pierdan tiempo yendo sin rumbo por la vida.

 

Lamentablemente para el paradigma evolucionista, una nueva investigación indica que el registro fósil ha perdido su dirección. Pero esta pérdida de dirección no es mala para un paradigma diferente. Esta nueva perspectiva acrecienta la evidencia que indica que la historia de la vida tiene un propósito orquestado por un Creador.

 

Una de las piezas de evidencia clave que se citan en apoyo de la evolución biológica es el registro fósil. Los biólogos evolucionistas señalan que: 1) el registro fósil muestra que la vida pasada en la Tierra es diferente de la vida hoy y 2) la vida simple precedió a las formas de vida complejas. Para muchos científicos, estas características generales indican que la vida en la Tierra tiene que haber evolucionado.

 

Sin embargo, estas observaciones pueden ser explicadas con la misma facilidad invocando la obra de un Creador que creó en etapas, trayendo a la existencia diferentes formas de vida en diferentes momentos de la historia de la Tierra. Este patrón concuerda con los relatos de creación de Génesis 1 y de Salmos 104.

 

¿Y los rasgos específicos del registro fósil? ¿Pueden encontrar estos patrones explicación dentro del contexto de un modelo de creación? ¿O se los entiende mejor dentro de un marco evolucionista?

 

Dado un mecanismo darwiniano, se espera que el registro fósil exhiba transformaciones graduales repletas de formas transicionales correspondientes. A lo largo de los últimos 30 años aproximadamente los paleontólogos han debatido si el registro fósil realmente exhibe o no este patrón. A principios de la década de 1970, Stephen Jay Gould y Niles Eldredge sostuvieron que el registro fósil no muestra transformaciones evolucionistas graduales. En cambio, estos dos paleontólogos sostuvieron que el cambio evolucionista ocurre repentinamente, seguido de períodos de estasis o de falta de cambio evolucionista. Denominaron a esta idea equilibrio intermitente.

 

Irónicamente, el patrón propuesto por Gould y Eldredge –equilibrio intermitente– es consistente con la obra de un Creador y coincide con el patrón para el registro fósil predicho por el modelo de creación de Reasons To Believe. Desde que fue propuesto, el equilibrio intermitente ha sido una idea polémica que provocó mucha discusión entre los científicos acerca de los patrones reales observados en el registro fósil.

 

Un estudio reciente publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences aborda esta controversia. El investigador que realizó el estudio examinó 250 casos documentados en los que los rasgos biológicos fueron monitoreados en los linajes fósiles, evaluando estadísticamente el porcentaje de 1) cambios direccionales, 2) excursiones aleatorias y 3) estasis. Notó que sólo 5% de los linajes fósiles mostraban cambio direccional mientras que 45% aproximadamente mostraban excursiones aleatorias y un 45%, estasis. (El 5% de los casos que exhibían cambio direccional más probablemente representen una estimación exagerada debido a un efecto de selección. Los paleontólogos tienden a estudiar linajes fósiles que muestran cambios más que los que permanecen estáticos.)

 

Además de estas tendencias generales, el análisis estadístico también descubrió patrones específicos. Resulta que la estasis es mucho más notable para rasgos relacionados con la forma. En contraste, las tendencias direccionales mucho más probablemente involucren cambios en el tamaño del cuerpo. Asimismo, los microfósiles planctónicos (visibles bajo un microscopio) mostraron una tendencia más pronunciada a experimentar cambios direccionales que los linajes fósiles macroscópicos (visibles al ojo desnudo). La mayoría de las veces las formas macroscópicas exhibieron estasis.

 

El análisis estadístico apoya la afirmación central del equilibrio intermitente e indica que el cambio direccional en los linajes fósiles es bastante limitado.

 

Los patrones descubiertos por el estudio son también consistentes con la obra del Creador en la historia de la vida. Sería de esperar que organismos creados en un estado óptimo experimentaran estasis porque prácticamente cualquier cambio haría que perdieran su aptitud. Las excursiones aleatorias en el linaje fósil podrían ser interpretadas como un desplazamiento genético y los pocos casos de cambio direccional son consistentes con cambios microevolucionistas en el tamaño de los organismos o el avance evolucionista de criaturas microscópicas con grandes tamaños de poblaciones.

 

Los patrones descubiertos por este estudio son provocativos a la luz del análisis de la historia de la vida conducido por el biólogo Eugene Koonin, tratado previamente. Koonin demostró que la mejor forma de describir la historia de la vida es como una secuencia de big bangs biológicos con poca o ninguna evidencia de formas intermedias.

 

Pero, ¿puede el equilibrio intermitente dar cuenta de los patrones observados en el registro fósil sin evocar la mano del Creador?

 

Trataré esta pregunta mañana.

 

Traducción: Alejandro Field

Artículo original: Evolution Loses Its Direction



  Ver todos los artículos

Condiciones de uso del material.
- © 2007 Razones para Creer, Buenos Aires, Argentina diseño: estudio krill