03/01/2008 Fuente: Reasons To Believe

Jueves 3 de enero de 2008

Un experimento mental en cosmovisiones

Ken Samples

En los términos más sencillos una cosmovisión puede definirse como la forma en que uno ve la vida y el mundo en general. La forma en que una persona entiende el mundo depende de la visión, por así decir, de esa persona. La lente interpretativa de una cosmovisión ayuda a que las personas entiendan la vida y comprendan el mundo que las rodea. Las cosmovisiones también dan forma a la comprensión de las personas de su lugar único en la Tierra. Pero, dado que hay muchas cosmovisiones, ¿pueden las fortalezas y las debilidades de las perspectivas de las cosmovisiones ser verificadas por la aplicación correcta de la experiencia y la razón humanas? Intente el siguiente experimento mental filosófico para ver si le sirve.

 

Suponga que usted entrara a una máquina de realidad virtual en la que pudiera seleccionar la cosmovisión específica en la cual le gustaría vivir. Tiene tres opciones disponibles: (A) naturalismo secular, (B) misticismo oriental o (C) teísmo cristiano. Estas tres selecciones reflejan la visión de la cosmovisión de miles de millones de personas en todo el mundo.

 

Al hacer su selección, usted y cada persona con la que se encuentra tienen las características y cualidades atribuidas a esa cosmovisión específica. La cosmovisión escogida hace que todas las personas sean configuradas inmediatamente según ese modelo (o paradigma) específico de la humanidad.

 

Cada persona se corresponde a un patrón o ideal humano de ocho puntos. Este esquema brinda las respuestas a las siguientes preocupaciones de las cosmovisiones: (1) la característica más destacada del hombre, (2) su origen, (3) su naturaleza, (4) el problema básico del hombre, (5) la solución prescrita para el problema, (6) la perspectiva del hombre, (7) su principal propósito y (8) su destino.

 

Así que, dependiendo de la cosmovisión que escoja, los seres humanos estarían constituidos, dispuestos y orientados de formas bastante diferentes. Los humanos, ¿serían los sobrevivientes más aptos en la competencia de la evolución? ¿Serían almas reencarnadas en búsqueda de la condición divina? ¿O serían criaturas personales (tanto materiales como espirituales) hechas a la imagen y semejanza del Dios Todopoderoso? El problema básico de la humanidad, ¿sería la supervivencia física, una crisis de identidad espiritual cósmica o el mal en la forma de una rebelión pecaminosa contra un Creador santo y justo?

 

La perspectiva esencial de la humanidad, ¿sería optimista o pesimista? La naturaleza de los seres humanos, ¿sería buena, mala o neutra? ¿Y cuál sería el destino final de cada ser humano: extinción física, reencarnación perpetua o eternidad con o sin un Dios eterno e infinito?

 

Ahora usted sale de la máquina de realidad virtual y reingresa al mundo real. Al mirar a su alrededor y reflexionar sobre usted y otras personas, ¿qué visión del hombre se corresponde más con la forma en que aparece realmente la humanidad? La visión suya del hombre y la naturaleza humana, ¿encaja con lo que podría esperarse si la perspectiva bíblica de la humanidad es realmente verdadera?

 

Este experimento mental, ¿le da una intuición de que las perspectivas de cosmovisiones humanas específicas de los seres humanos pueden ser probadas de alguna forma mediante la observación y la experiencia?

 

La cosmovisión que mejor justifica o explica al hombre y su condición en la vida podrá entonces poseer un poder explicativo superior. ¿Podría ser que una reflexión cuidadosa y sostenida sobre los seres humanos podrá tener la respuesta a lo que es verdadero y real en última instancia?

 

El científico y escritor religioso del siglo XVII Blas Pascal pensaba que el cristianismo poseía un gran poder explicativo porque podía explicar el enigma del hombre. En palabras de Pascal, el hombre es a la vez “grande y miserable”. La grandeza proviene de ser hecho a la imagen de Dios, en tanto que su condición de miserable fluye de ser un pecador caído.

 

Las reflexiones de usted acerca de la vida y del hombre en particular, ¿se corresponden con las de Pascal?

 

Para conocer más sobre el concepto de pensar en cosmovisiones, vea mi libro A World of Difference: Putting Christian Truth-Claims to the Worldview Test (Baker Books, 2007).

 

Traducción: Alejandro Field

Artículo original: A Worldview Thought Experiment



  Ver todos los artículos

Condiciones de uso del material.
- © 2007 Razones para Creer, Buenos Aires, Argentina diseño: estudio krill