31/12/2007 Fuente: Reasons To Believe

Martes 1 de enero de 2008

Cableados para ver el diseño

Jeff Zweerink

Un artículo de revisión publicado en Science unas semanas atrás hace algunas aseveraciones asombrosas. Con relación a una psicología popular, los autores destacan una `teleología promiscua´ entre los niños.

 

los niños ven al mundo naturalmente en términos de diseño y propósito. Además, cuando se les pregunta acerca del origen de los animales y las personas, los niños tienden a brindar y preferir espontáneamente explicaciones creacionistas.

 

Siguen diciendo:

 

Otra consecuencia de la psicología popular de la gente es el dualismo, la creencia de que la mente es fundamentalmente diferente del cerebro. Esta creencia ocurre naturalmente en los niños.

 

Según los autores, esta psicología popular aparece en forma universal entre los niños. Es interesante que los autores luego sostienen que estos prejuicios psicológicos generan una resistencia a la ciencia que puede extenderse hacia la adultez si es reforzada por fuentes consideradas confiables.

 

Escogen a la biología evolucionista para ilustrar esta resistencia a la ciencia. Si bien la teoría de la evolución cae claramente dentro del dominio de la ciencia, declararla como la respuesta final sobre el origen y el desarrollo de la vida en la Tierra parece prematuro. Yo sostendría que el razonamiento científico solido lleva al escepticismo con relación a la evolución, especialmente si consideramos las numerosas controversias científicas que pueden resultar fatales para la teoría.

 

Aun más sorprendentemente, los autores sostienen que

 

La fuerte atracción intuitiva del dualismo hace que sea difícil para la gente aceptar lo que Francis Crick llamó la hipótesis asombrosa”el dualismo está errado; la vida mental surge de procesos físicos.

 

El caso científico en este tema dista mucho de estar resuelto. Además, el dualismo aparece como uno de los temas filosóficos más fuertemente discutidos hoy. Aun cuando la teoría de la evolución y la hipótesis asombrosa sean correctas, permanece un enorme problema filosófico. ¿Por qué deberíamos esperar que las inferencias realizadas por nuestro cerebro sean racionales cuando los procesos responsables de nuestros cerebros no poseen esa cualidad? Recuerde que la evolución como proceso natural habría producido la “falsa” psicología observada universalmente en los niños.

 

Los autores concluyen que “la resistencia a la ciencia, entonces, aparece exagerada especialmente en sociedades donde ideologías no científicas tienen las ventajas de estar a la vez fundadas en el sentido común y transmitidas por fuentes confiables”. Yo sostendría que la resistencia surge no contra la ciencia sino contra la filosofía naturalista subyacente que niega la existencia y la actividad de Dios en el mundo.

 

De hecho, la psicología descripta encaja perfectamente en la cosmovisión judeocristiana. Dios creó al hombre a su imagen con una capacidad para relacionarse con Dios, principalmente a través de su mente. En consecuencia, ese hombre ve al mundo en términos de diseño y propósito, y sabe instintivamente que su mente se extiende más allá de los procesos físicos de su cerebro. Que nosotros, como adultos, podamos suprimir esta capacidad de ver a Dios da un nuevo significado a la recomendación de Jesús de “recibir el reino de Dios como un niño”.

 

Traducción: Alejandro Field

Artículo original: Hardwired to See Design



  Ver todos los artículos

Condiciones de uso del material.
- © 2007 Razones para Creer, Buenos Aires, Argentina diseño: estudio krill