02/01/2008 Fuente: Reasons To Believe

Miércoles 2 de enero de 2008

Las inestabilidades de Marte comparadas con las de la Tierra

Hugh Ross

A veces el camino más corto para aprender acerca de los detalles científicos de nuestro planeta Tierra es estudiar detalles similares en otros planetas donde es más sencillo analizar y entender los fenómenos bajo investigación. Marte es un buen ejemplo de este tipo de camino. Es, también, un buen ejemplo de cómo el estudio de otros planetas puede exponer evidencias ocultas de diseño sobrenatural en nuestro propio planeta.

 

En un reciente número de la revista Science, un astrónomo de la NASA, Norbert Schorghofer, desarrolla un modelo detallado de las últimas cuarenta edades de hielo en Marte.1 Usando mediciones desde satélites que orbitan a Marte, Schorghofer identificó tres tipos distintos de hielo en los polos marcianos: arriba, una capa seca, abajo, una gran lámina de hielo y en el medio, una capa de hielo poroso. También identificó una gran cantidad de hielo subsuperficial en latitudes medias.

 

Schorghofer demostró que una buena explicación del hielo subsuperficial en latitudes medias eran los grandes aumentos intermitentes de la inclinación del eje de rotación de Marte. Su explicación sugería que, a diferencia de la Tierra, la principal fuerza impulsora detrás de las eras de hielo de Marte fueron cambios en la inclinación de su eje de rotación. El modelo de Schorghofer mostró que estos cambios fueron tan dramáticos y tan rápidos que permiten establecer que durante los últimos cinco millones de años Marte sufrió cuarenta episodios de era de hielo, y cada episodio produjo un cambio climático generalizado en toda la superficie marciana.

 

Si algo similar a la experiencia marciana ocurriera en la Tierra, toda la vida avanzada y de cuerpos grandes sería exterminada. El estudio de Schorghofer muestra que los cambios climáticos dramáticos y rápidos por forzamiento astronómico (cambios en las características orbitales y rotacionales) son la norma para los planetas. Lo que hace que la Tierra sea tan extraordinario es que la variación de la inclinación de su eje de rotación es prácticamente nulo y los cambios en la excentricidad y la inclinación de su órbita son muy pequeños comparados con los demás planetas del sistema solar. Evidentemente las características orbitales y rotacionales de la Tierra han tenido un ajuste fino exquisito para permitir la supervivencia a largo plazo de la vida avanzada en su superficie.

 

El grado de diseño del ajuste fino en las características orbitales y rotacionales de la Tierra se ha vuelto cada vez más aparente, y contribuye a la conclusión de que la Tierra y el sistema solar han sido formados sobrenaturalmente y “sobreinteligentemente” para hacer posible la vida humana y la civilización humana. Gracias al trabajo de Schorghofer, no debería pasar mucho tiempo antes que los científicos descubran más evidencias de la mano de Dios en el diseño de la Tierra y el sistema solar.  

 

1. Norbert Schorghofer, “Dynamics of Ice Ages on Mars,” Nature 449 (September 13, 2007): 192-94.

 

Traducción: Alejandro Field

Artículo original: Martian Climate Instabilities Compared to Earth’s



  Ver todos los artículos

Condiciones de uso del material.
- © 2007 Razones para Creer, Buenos Aires, Argentina diseño: estudio krill