30/09/2007 Fuente: Reasons To Believe

El código genético: simplemente el mejor

Fazale Rana

¿Cuál fue la mejor película el año pasado? ¿Quién es la celebridad mejor vestida? ¿Cuál es la mejor universidad del país? Muchas personas están fascinadas por las listas de “los mejores”. Y la apologética no es ninguna excepción.

 

A menudo me preguntan cuál considero que es el mejor argumento a favor del diseño inteligente. Desde mi punto de vista como bioquímico, es el código genético. La investigación recientemente publicada refuerza mi convicción.

 

El código genético reside en el corazón de la química de la célula. Este código –universal para todos los organismos, al menos en una primera aproximación– consiste en un conjunto de reglas. La maquinaria de la célula usa estas reglas para convertir la información almacenada en el ADN en información que se expresa funcionalmente en las proteínas.

 

La experiencia enseña que los mensajes inteligibles (información) provienen de fuentes inteligentes. Un código requiere que alguien lo cree, y esta experiencia común hace que el código genético sea un potente indicador de diseño inteligente (ver “¿Qué es un código?”).

 

Ocurre lo mismo con la capacidad del código genético de soportar errores producidos por mutaciones. Aun cuando las mutaciones son potencialmente dañinas, las reglas que definen el código genético parecen estar construidas cuidadosamente para minimizar esos errores.1 De hecho, la investigación indica que el código genético universal tiene una mejor capacidad de minimización de errores que prácticamente cualquier otro conjunto de reglas concebible que pudiera haber sido usado para construir el código genético. Una organización tan radical es el epítome del diseño inteligente.

 

No termina aquí. Trabajos recientes indican que el ADN alberga códigos adicionales que recubren el código genético.2 Estos códigos consisten en reglas que dirigen independientemente la fijación de proteínas llamadas histonas y factores de transcripción al ADN y dictan procesos como el doblado y la división del ARN mensajero. Estas actividades críticas dirigidas por códigos regulan la producción de proteínas. De nuevo, un código requiere una mente para crearlo. Y los códigos múltiples superpuestos requieren una mente para estructurarlos de forma tal que trabajen conjuntamente, en vez de interferir entre sí. Como si esta evidencia no fuera suficiente, otro nuevo estudio muestra que el código genético está optimizado también para albergar los códigos superpuestos.3

 

Este asombroso código, crítico para la vida, no alcanzará ninguna de las listas de “los 10 mejores” de la cultura popular, pero cuando se trata de evidencia a favor del diseño inteligente, el código genético que se encuentra en todo la naturaleza es “simplemente el mejor”.

 

La cadena de información

 

Las proteínas –las moléculas que son las “bestias de carga” de la vida– participan en prácticamente cada estructura y actividad celular y extracelular. Son moléculas como cadenas que asumen estructuras tridimensionales precisas. Y estas estructuras determinan la función de cada proteína. Las cadenas moleculares de proteínas se forman cuando la maquinaria de la célula enlaza moléculas más pequeñas llamadas aminoácidos. La secuencia específica de aminoácidos determina la estructura de una proteína y, por lo tanto, su función.

 

El ADN alberga la información que usa la maquinaria de la célula para hacer proteínas, y consiste en dos cadenas moleculares paralelas entrelazadas entre sí en forma helicoidal. Las hebras de ADN están compuestas de moléculas más pequeñas, llamadas nucleótidos, vinculadas entre sí como los aminoácidos. La secuencia de nucleótidos denota las secuencias de aminoácidos de las proteínas.

 

Referencias

 

1. Fazale Rana, “FYI: I.D. in DNA: Deciphering Design in the Genetic Code,” Facts for Faith, no. 8, first quarter 2002: 14-23.

(http://www.reasons.org/resources/fff/2002issue08/index.stml#deciphering_design)

2. Eran Segal et al., “A Genomic Code for Nucleosome Postioning,” Nature 442 (2006): 772-78 (http://www.nature.com/nature/journal/v442/n7104/abs/nature04979.html)

3. Shalev Itzkovitz and Uri Alon, “The Genetic Code is Nearly Optimal for Allowing Additional Information within Protein-Coding Sequences,” Genome Research (2007): adelantado en línea (http://www.genome.org/cgi/content/abstract/gr.5987307v1).

 

 

Traducción: Alejandro Field

Artículo original: The Genetic Code: Simply the Best, Connections, Third Quarter / 2007



  Ver todos los artículos

Condiciones de uso del material.
- © 2007 Razones para Creer, Buenos Aires, Argentina diseño: estudio krill