20/08/2007 Fuente: Reasons To Believe

Confirmación de la escalera de distancias cósmicas

Hugh Ross

Recién cuando Albert Einstein produjo su teoría de la relatividad general en 1916 los científicos siquiera consideraron la posibilidad de que el cosmos se estuviera expandiendo continuamente. Y, sin embargo, cinco escritores antiguos –Job, David, Isaías, Jeremías y Zacarías– describieron esta expansión hace más de dos mil años.1

 

Durante siglos, la Biblia permaneció como el único texto que hacía una afirmación tal acerca del universo. Así que hoy, al crecer continuamente el cuerpo de evidencia a favor de la expansión continua, el caso a favor de la confiabilidad y el poder predictivo de la Biblia y de la cosmovisión cristiana también crece. Un avance importante de un equipo de radioastrónomos acaba de acrecentarlo.

 

Hasta unos años atrás, las mediciones más confiables de la velocidad de expansión del universo se apoyaban en lo que se denomina el método de la “escalera de distancias”. (Aún hoy, este método sigue siendo considerado como una de las columnas para determinar la historia de expansión del universo, porque ofrece perspectivas de la velocidad de expansión en múltiples épocas cósmicas.) Usando mediciones directas de distancias a objetos cercanos, los astrónomos usan métodos indirectos de distancia para extrapolar la distancia a objetos más distantes. Los métodos indirectos hacen ciertas suposiciones acerca de las propiedades de los objetos observados, mientras que los métodos directos están libres de suposiciones.

 

Las mediciones directas de distancias se basan en teoremas que se enseñan en clases de geometría del nivel de la escuela secundaria. Tradicionalmente, el diámetro de la órbita de la Tierra se convierte en la base del triángulo para estas mediciones. Pero, como esa base de 298 millones de kilómetros es comparativamente pequeña (en una escala astronómica), los ángulos laterales casi perpendiculares y el ángulo del vértice extremadamente pequeño del triángulo –piense en un triángulo muy largo y estrecho– para estrellas ubicadas más de mil años luz de distancia limitan seriamente la precisión de dichas mediciones y, por lo tanto, la aplicabilidad del método.

 

Sin embargo, en meses recientes un equipo de radioastronomía estadounidense anunció la finalización de un proyecto de investigación de tres años que implicó un salto en la precisión de la mediciones de distancias de unos miles de años luz o menos a una distancia de veinticinco millones de años luz. Con la ayuda de la galaxia NGC 4258, mejoraron la precisión en un factor de 25.000.2 En vez de usar el diámetro de la órbita de la Tierra como la línea de base del triángulo usado para medir las distancias, usaron la línea de base mucho mayor brindada por un láser de microondas, o “máser”, centrado en un agujero negro súpergigante en NGC 4258.

 

Debido a que los astrónomos están haciendo uso de longitudes de onda de radio, pueden vincular electrónicamente radiotelescopios en todo el globo para crear un instrumento con un poder de resolución angular mil veces mayor que el mayor telescopio óptico basado en la tierra en existencia y cien veces superior al Telescopio Espacial Hubble. La integración a largo plazo durante el cual se hacen las observaciones del máser permite mejorar cien veces más la precisión de los instrumentos.

 

Como resultado de este proyecto, el equipo de radioastronomía ha acumulado ahora datos para producir una medición directa de la distancia de la Tierra a NGC 4258, una medición cuya precisión llega hasta alrededor del 5 por ciento (y hasta un 3 por ciento aproximadamente en observaciones posteriores). Esta precisión más que duplica la del mejor de los diversos métodos indirectos, independientemente de la confiabilidad de las suposiciones sobres las cuales descansan. Dicha precisión permitirá algunos avances importantes, incluyendo estos dos: (1) permitirá a los astrónomos verificar la validez de múltiples suposiciones que subyacen los métodos de medición indirecta; y (2) ofrecerá el doble de calidad y, por lo tanto, dos veces la confiabilidad de muchas de las mediciones de la expansión cósmica anteriores de los investigadores.

 

Hasta ahora, el equipo ha publicado sus observaciones del máser, sus técnicas de reducción de datos y las características temporales y espaciales del máser. En un artículo próximo a publicarse presentarán sus mediciones reales de la distancia a NGC 4258. Entonces todos podremos disfrutar de un cuadro más certero de la historia de expansión del universo y un cálculo más preciso hacia atrás del tiempo del suceso de creación cósmico, el suceso del cual escribió Moisés en Génesis 1:1.

 

Referencias:

1.Hugh Ross, The Creator and the Cosmos, 3rd ed. (Colorado Springs: NavPress, 2001): 23-29.

2.A. L. Argon et al., “Toward a New Geometric Distance to the Active Galaxy NGC 4258. I. VLBI Monitoring of Water Maser Emisión,” Astrophysical Journal 659 (April 20, 2007): 1040-62.

 

Traducción: Alejandro Field

Artículo original: Confirming the Cosmic Distance Ladder, Connections, Third Quarter / 2007

 



  Ver todos los artículos

Condiciones de uso del material.
- © 2007 Razones para Creer, Buenos Aires, Argentina diseño: estudio krill